UCLA Campus    |   UCLA Health    |   School of Medicine Translate:
UCLA Health It Begins With U

Consejos de Salud para los Padres

Print
Email

Consejos de Salud para los Padres

 
Año 2008

¿Qué debo hacer si mi hijo quiere hacerse perforaciones en el cuerpo?

 

Independientemente de que se dejen llevar por la moda o como una forma de rebelión, a los niños en edad escolar a menudo les intrigan las perforaciones de los lóbulos de las orejas y otras partes del cuerpo. Los padres deben hablar con sus hijos de las cuestiones legales, procedimientos y riesgos relacionados con esa práctica.

En California se requiere el consentimiento de los padres para cualquier persona menor de 18 años de edad que desee hacerse perforaciones en las orejas. Hacerse perforaciones en el cuerpo es ilegal para cualquier persona menor de 18 años de edad, aunque se tenga la autorización de los padres; sin embargo, a pesar de estos reglamentos, los niños puede asegurar que tienen más edad o permitirle a un amigo hacerles las perforaciones.

La decisión de hacerse perforaciones en las orejas Consejos de Salud - Perforaciones en el Cuerpo

En algunas culturas o comunidades esta actividad, especialmente en una edad muy temprana, representa un rito de transición, pero en otras puede ser un símbolo de rebelión. De acuerdo con el Dr. Martin Anderson, especialista en medicina para adolescentes en Mattel Children’s Hospital UCLA, la perforación de las orejas puede satisfacer una necesidad conflictiva preadolescente o de la adolescencia de reafirmar su individualidad y a la vez encajar en un grupo particular.

Los padres que no se oponen a que su hijo se haga perforaciones de las orejas, pero desean controlar cuándo se las harán, pueden considerar llegar a un acuerdo acerca de la edad apropiada para hacérselas. O bien, establecer una serie de metas para el niño y permitirle hacerse las perforaciones como premio. Los aretes magnéticos o de clip pueden servir como sustitutos hasta que se alcancen esas metas.

Protección

Los lugares más seguros para perforarse las orejas son el consultorio de un pediatra o de un dermatólogo utilizando un juego para perforación esterilizado y que se use una sola vez. Los salones de perforaciones son otra opción. Asegúrese de que los profesionales tengan licencias de la APP (Association of Professional Piercers) y de que se laven las manos, usen guantes y utilicen juegos esterilizados para hacer perforaciones. Las “pistolas” para perforaciones están diseñadas para usarse repetidamente y, por lo tanto, pueden portar bacterias dañinas. Una aguja no esterilizada también puede ocasionar una infección.

Los adolescentes deben asumir la responsabilidad del cuidado continuo de sus orejas perforadas, lo cual incluye mantener limpia el área utilizando un jabón antibacteriano ligero y secándola con palmaditas. Si se infecta, consulte a un médico.

Más allá de las orejas

Las perforaciones en el cuerpo son otra manera en que los niños se reivindican asumiendo conductas con riesgos. Como no pueden conseguir que les perforen legalmente las cejas, ombligo, labios, nariz o lengua, muchos niños menores de 18 años de edad se hacen las perforaciones mutuamente, lo cual es inherentemente peligroso. Los padres deben observar qué están haciendo los amigos de sus hijos y hablar como familia sobre las perforaciones en el cuerpo.

Entre algunos de los riesgos graves relacionados con las perforaciones en el cuerpo, especialmente cuando se emplean agujas no esterilizadas, se incluyen:

  • Infecciones bacteriales
  • Infecciones de VIH
  • Hemorragias excesivas
  • Reacciones alérgicas (a ciertos tipos de metales en los aretes)
  • Daños a los nervios
  • Cicatrices gruesas en los sitios de las perforaciones
  • Daños a la dentadura, incluida la inflamación de la lengua

También se debe hablar de los riesgos no físicos relacionados con las perforaciones en el cuerpo. “Los padres deben tener una charla franca con su hijo sobre el mensaje que las perforaciones en el cuerpo pueden transmitir al mundo exterior”, sugiere el Dr. Anderson.

A pesar de la mejor disposición de los padres, el niño en edad escolar hoy en día puede crecer y convertirse en el adolescente que llega a casa con un anillo en la nariz. El Dr. Anderson recomienda que en ese momento los padres participen en una negociación sensible con el niño y hablen de las ventajas y desventajas de conservar la perforación en el cuerpo. Si el adolescente es buen estudiante en la escuela y satisface las expectativas de los padres, éstos necesitan decidir si ésta es una batalla que desean librar.





Add a comment


Please note that we are unable to respond to medical questions through the comments feature below. For information about health care, or if you need help in choosing a UCLA physician, please contact UCLA Physician Referral Service (PRS) at 1-800-UCLA-MD1 (1-800-825-2631) and ask to speak with a referral nurse. Thank you!


comments powered by Disqus